Bet Berajot
Bienvenido a nuestro foro... Un lugar que esperamos sea de bendición para tu vida. Deseamos que Jesucristo Nuestro Señor y Dios ilumine tus pasos y edifique tu vida, te pedimos que si puedes ser de bendición a este foro con algun tema... te registres y aportes reflexiones, estudios, predicas, opiniones.... te recordamos que todo sera filtrado a traves de las escrituras que es nuestra principal guia. Gracias por estar aqui.


Bienvenido a este espacio, especialmente planeado para Creyentes. Un lugar en el que podrás encontrar un ambiente de Paz y Armonía, en donde podrás compartir con gente como tú, estudios, música, videos y muchas cosas más. Eres Bienvenido!!!!
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Biografá de David Barón

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Hno. Huerta
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 122
Puntos : 3372
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/10/2008
Edad : 30
Localización : Lugares Celestiales en Cristo

MensajeTema: Biografá de David Barón   Vie Dic 05, 2008 2:01 pm

Saludos y bendiciones mis amados hermanos. Quisiera compartir con ustedes una hermosa biografía, que es un hermoso testimonio del Poder y la Misericordia de Dios.
Es de uno de los fundadores de los "Judíos mesiánicos modernos", para Gloria del Señor Jesucristo. Smile


David Baron (1855-1926) fue un judío convertido a la fe en Yeshúa. Junto a C.A. Schönberger comenzó la misión Hebrew Christian Testimony to Israel con sede en Londres.
Se lo considera uno de los padres del Judaísmo Mesiánico moderno. Escritor de numerosos libros y artículos formó parte del movimiento Haskalah.







David Baron nació en Rusia, en tiempos en que parte de este territorio estaba bajo el dominio de Polonia. David estudió el Talmud y se le informó de que Jesús era un mentiroso y charlatán, pero después de emigrar a Inglaterra tuvo la ocasión de leer el Nuevo Testamento.

Después de años de búsqueda de la paz interior, David llegó a la conclusión que Yeshúa era el único y verdadero Mesías de Israel. Así es que se convirtió en misionero para su propio pueblo y para los líderes evangélicos de la Iglesia en Gran Bretaña, quienes a menudo conocían poco del Antiguo Testamento y de las costumbres del Israel Antiguo.
Escribió The Scattered Nation , The Visions and Prophecies of Zecharia , The Shepherd of Israel , The Servant of Jehovah , Anglo-Israelism Examined y The History of Israel .

Cuando se reunió el Congreso Sionista en Basilea, Suiza, David Baron asistió. Allí tuvo la oportunidad de conocerse con Teodoro Herzl. Durante uno de los debates, un grupo numeroso se puso en pié gritando furiosamente para objetar la presencia de los judíos mesiánicos. Teodoro Herzl, visionario y presidente del Congreso los hizo callar obligándolos a sentarse, permitiendo así a los mesiánicos participar como delegados.

En 1911 usó por primera vez la denominación “Movimiento Judío Mesiánico” para describir la fe de los judíos que aceptaban a Yeshúa, Jesucristo, como su Mesías.

"Corresponde a los hebreos cristianos, con el fin de mantener su "continuidad nacional", no sólo a identificarse a sí mismos con sus hermanos judíos incrédulos, en sus aspiraciones nacionales- tal como se expresa, por ejemplo, en el sionismo y otros movimientos que tienen por objeto crear y fomentar "la idea nacional" y recuperar la posesión de Palestina”.

Nacionalista a ultranza, tuvo duros cruces con el Rabinato israelí. David Baron decía que “no es una cuestión de nacionalismo el observar algunos ritos y costumbres de los judíos, tales como el mantenimiento del Shabbat, la circuncisión y otras celebraciones, algunas de las cuales ni siquiera tienen su origen en la ley de Moisés, sino que forman parte de ese yugo insoportable que se puso en el cuello de nuestro pueblo por los rabinos”.


Testimonio de David Baron

No puedo realmente decir que temí a Dios desde mi juventud y en una fecha tan lejana como puedo recordar, incluso en los días de mi infancia, a la pregunta, "¿Cómo puede un hombre ser justo con Dios?" Muy a menudo ha ocupado mis pensamientos.
Yo estaba muy familiarizado con los pasajes en la Palabra de Dios que se nos dice que todos somos "nacidos en el pecado y la iniquidad en shapen" (Salmo 51:5), que la propia "imaginación de los pensamientos de nuestros corazones" son " continuamente sólo el mal "(Génesis 6:5, 8:21), que nuestros corazones son" engañosos sobre todas las cosas y perverso "(Jeremías 17:9) y, de hecho, mi experiencia sólo corroboró estas declaraciones de la Biblia.

Cuando miré a mi propio corazón he encontrado la nada, solo la "oscuridad de las tinieblas".
El odio al nombre de Dios y la rebelión contra su santa voluntad se hicieron evidente ante mis ojos (...) Yo trataba de disimular, manteniendo perfectamente todas las leyes y las ceremonias prescritas por los rabinos, siendo un estudiante diligente del Talmud. Mas aún en las profundidades de mi alma yo estaba convencido de otra cosa.

Me sentía, de alguna manera, que Dios no estaba satisfecho con todas mis buenas obras y ritos religiosos, ya que no los realizaba de voluntad y corazón obediente - a la que, por naturaleza, todos somos perfectos desconocidos - sino que solo me limitaba a pacificar a Dios que "era un terror a mí" y que leía mi pensamiento, como un Juez enojado, que sólo odiaba y me miraba para destruirme
Cuanto más religioso me ponía, más miserable me sentía (...). Percibía un abismo entre mí y la idea “sean santos porque yo soy santo”. Así que, como hizo el Rey David, pedí a Dios un nuevo corazón y un espíritu recto. Sabía que sin eso no podría ser santo.

Algunos de mis amigos judíos a los que abrí mi mente me consolado con el hecho de que yo estaba haciendo todo lo que posiblemente podría y que, por lo tanto, no había motivo para temer. Sin embargo, esto no me satisfacía, porque yo sabía que nos mandó no sólo para hacer tanto como podamos, sino también para mantener todas las leyes y mandamientos que el Señor nuestro Dios nos ha dado, y una maldición se pronuncia sobre todos los que lo hacen no confirmar y hacer todas las palabras de la ley (Deuteronomio 27:1-26), y, como cuestión de hecho, ninguno de nosotros puede mantener perfectamente un mandamiento.


Anhelo de un templo, un sacerdote y un cordero

Dios dice: "El alma que pecare, se mueren" (Ezequiel 18:20) y Él dice en ninguna parte que yo pueda obtener el perdón de mis pecados por mi propia "buenas obras". Él dice que "es la sangre que hace una expiación para el alma" (Levítico 17:11). "A causa de nuestros pecados hemos sido expulsados de nuestra tierra y están separados de nuestro suelo", y "no tenemos más templo, el sacrificio, o sacerdote" (véase la oración judía para el Día de la Expiación).
¡Cómo deseaba que llegase el gran Día de la Expiación, con un templo, un sacerdote y, sobre todo, un Cordero en donde podría confesar mis pecados y así echar fuera la carga de mi corazón! Mientras tanto yo era miserable, sin descanso ni paz en el corazón ni en la mente, el pensamiento y la perspectiva de la muerte estaba terrible para mí.

Cuando yo era todavía joven, durante una temporada de vacaciones, tuve un accidente muy grave y fue llevado inconsciente a casa. Cuando recuperé la conciencia ví a un médico cerca de mi cama y le escuché decir que había pocas esperanzas para mi recuperación. Durante la noche le dije a mi querida y piadosa madre que estaba viendo por mi cabecera,
-Querida madre ¿Estoy muriendo. Temo morir ¿Qué será de mí? ¿A dónde voy?"-
- "Mi querido hijo", dijo, llorando, "que ha sido un buen chico, y si mueren se van al cielo"-
- Oh no Mamá!- exclamé con gran agonía de la mente- "yo no he sido bueno, y si llegar al cielo depende de mi propia bondad nunca voy a llegar ".

Durante algún tiempo después de mi recuperación anduve por diferentes lugares, con la esperanza de obtener algún descanso para la mente. Pero yo no podría encontrar una soldadura a mi corazón roto, o aplicar el "bálsamo de Gilead" a mi alma ya que, por aquel entonces, no sabía nada del Jesús que sana el corazón de los pecadores y no tenía la menor idea de que el Mesías podría quitar mis pecados, o hablar de paz a mi alma.

En ese momento todo lo que esperaba del Mesías era que debía salvar a nuestro pueblo Israel de las manos de nuestros enemigos y restaurar a la tierra de sus padres y también, por medio de la conquista sobre todas las demás naciones, que nos dé la supremacía . Tuve muchas otras esperanzas en relación con el advenimiento del Mesías, al igual que muchos Judíos, pero todas ellas fueron carnales, reducidas a la tierra y este estado actual, y no una de esas esperanzas elevadas tan alto como el cielo, que iluminó con la luz de la inmortalidad.


El Espíritu de Dios abre mis ojos

Al final Dios reveló a mí mismo como "el Señor Dios, misericordioso y clemente, largamente paciente, y abundante en bondad y verdad" (Éxodo 34:6) y, aunque yo era un pecador perdido "caminaba en la oscuridad y sin luz ", con un corazón cargado y dolor en mi alma atribulada, con justicia que merecida por mi cuenta de mis múltiples pecados y transgresiones (...) Pero me mostró que no hay perdón con quien puede ser temido" (Salmo 130:4), que él no tiene "ningún placer en la muerte de los malvados, pero así y todo, el malvado persiste en su camino y vivir" (Ezequiel 33: 11).

El Espíritu de Dios me abrió los ojos para ver que "la salvación es del Señor", y que Él no la vende, no, ni siquiera por nuestras "buenas obras", todo lo da. El mantenimiento de la vida, el aire que respiramos, o el agua que bebemos ¡Escuchen! Que cada uno que tenga sed, habéis llegado a las aguas, y el que no tiene dinero; venid vosotros, comprad y comer; sí, vamos, comprad vino y leche sin dinero y sin precio!" (Isaías 55: 1) .

¿Qué una idea absurda pensar que el manto de nuestra "propia justicia" ,"los trapos sucios" (Isaías 64:6) podrían ocultar nuestros pecados ante Dios que es todo-penetrante con sus ojos(...)
No hay manera eficiente para ocultar nuestros pecados a la vista de Dios sino a través de la sangre - en este punto, tanto el Antiguo y el Nuevo Testamento de acuerdo (Levítico 17: 11; Hebreos 9:22) - y no hay otras prendas de vestir aceptables a Dios que no sean las que {El mismo proporciona, las "prendas de vestir de la Salvación" y el "Manto de la Justicia" que solo el Mesías puede vestir con nosotros (Isaías 53 : 11; 61:10).


Primeros contactos con los cristianos

En el curso de uno de mis viajes me encontré con la amable providencia de Dios, quien fue al mismo tiempo, quien me guió sin yo saberlo, para que entren en contacto por primera vez en mi vida con dos hombres - uno un judío y gentil - ambos verdaderos seguidores de Jesús de Nazaret, que vinieron y me hablaron de aquel a quien presentaron como su "Salvador".
Ahora, apenas si me atrevo a decir que mi corazón estaba lleno de odio y prejuicios en contra de aquel a quien, hasta ese momento, yo sólo conocía por el nombre de Tooleh (crucificado) y que, creía, enseñaba a sus seguidores sólo para servir a los ídolos y perseguir los Judíos.
En este perjuicio que se formó a partir de mis primeros días, cuando yo tenía sólo cuatro años mi madre me enseñó a repetir, cada vez que pasa una Iglesia Cristiana, las siguientes palabras en hebreo: "Tú harás que detesto totalmente, tú totalmente que detestan, porque es una maldita cosa "(Deuteronomio 7:26).


Cuando conocí al primer judío mesiánico que me habló de su fe, yo estaba indignadísimo, como contra cualquier Judío que profesara creer en Cristo. Yo podría, en cierta medida, entender que un Gentil pueda creer en Él. Pensé, es su religión y no conoce nada mejor, pero un Judio, ¡y un judío talmúdico como yo! ¿Creer en aquel a quien nuestra nación ha pronunciado un impostor? ¡Imposible! Quien lo hiciera debería haber sido sobornado- pensé.
Sin embargo, no podía entender como este meshumed (apóstata!) era mucho más feliz que yo, y no por una cuenta como la de los más ricos de la tierra. Este meshumed no era rico, mas bien pobre.
Parecía conocer a Dios como su Padre, como un amante de Dios, y una noche llegó a la conclusión de una conversación que tuve con él lo siguiente: "En cuanto a mí, te digo honestamente, al igual que en los ojos de Dios, que nunca he conocido lo que es la verdadera felicidad hasta que me encontré en Cristo ".
¡La felicidad en Cristo!¡Qué cosa extraña es esta –pensé- para un Judío encontrar la felicidad en Cristo!
En vano, sin embargo, alegué y me opuse.
En vano le demostré todos mis conocimientos de las Escrituras hebreas y del Talmud para refutar cada afirmación que hizo en relación al mesianazgo de Jesús. Durante un tiempo pensé que había tenido éxito, sin embargo no podía llegar a comprender la felicidad en Jesús de Nazaret. (…)
Con estas impresiones en mi corazón nos separamos, con el deseo de no verlo nunca más.


Primer contacto con el Nuevo Testamento

Poco después de esto me encontré poseyendo un libro que desconocía hasta su existencia misma, aunque luego sabría de su valor inigualable: El Nuevo testamento.
En él, los misterios de la Redención, prefigurada en el Antiguo Testamento estaban claramente definidos, y el camino de la Salvación estaba expuesto de manera simple, que cualquiera podía entender.
¡Oh! Es un libro para que, si se llega con un alma sedienta de conocimiento de Dios, usted exclama, "¡Este es el río de Dios, de que vamos a beber y estar satisfechos!"
¡Qué sentimiento se apoderó de mí cuando leí estas palabras, casi al comienzo del primer Evangelio; palabras pronunciadas por el mismísimo Jesús de Nazaret: "Al Señor tu Dios adorarás y a Él solo servirás" (Mateo 4: 10 ).

Ahora, yo siempre pensé que Jesús de Nazaret fue un falso profeta, de estos en contra los que Moisés nos advirtió de manera sincera (Deuteronomio 13), pero me di cuenta que le estaba enseñando a los hombres a adorar sólo a Dios, el único vivo y verdadero Dios, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios de Israel, ¿Quién trajo a nuestros padres de la esclavitud de Egipto, quien es el gran Rey y Salvador - incluso Jehová ¿Quién es Uno y Su Nombre Uno!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sirkerberosworld.blogspot.com
Hno. Huerta
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 122
Puntos : 3372
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/10/2008
Edad : 30
Localización : Lugares Celestiales en Cristo

MensajeTema: Re: Biografá de David Barón   Vie Dic 05, 2008 2:03 pm

Me sorprende aún más que leer, el hecho de pronunciar con mi boca las palabras Divinas dichas por Yeshúa.

* Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
* Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
* Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
* Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
* Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
* Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
* Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
* Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
* Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

* (...) Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
* (...)Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.
* Verdaderamente, ¡este hombre habla como hombre nunca habló! ¡Que maravillosas son estas palabras!¿Cómo sería posible que tales palabras santas y sublimes enseñanzas pudieran proceder del corazón de quien los talmudistas llaman"el pecador más grande en Israel"? ¿No es el fruto la prueba del árbol? (…)

Me preguntaba, sin embargo, si todos los que se llaman “cristianos” realmente profesan lo que dicen ser, honrando este libro con divinas y gloriosas verdades, contenidas en ella como fundamento de su fe y norma de su práctica, ya que, por desgracia, el cristianismo que yo había visto de mi primeros días ¡es tan diferente de la del cristianismo enseñado por su Divino Fundador y sus primeros seguidores como es la luz de las tinieblas!

Yo estaba muy perplejo en este punto hasta que me llegó a través de estas palabras pronunciadas por Jesús: "No todos los que me dicen, Señor, Señor, entrarán al Reino de los Cielos ... Muchos me dirán en aquel día, Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre?...y en tu nombre echamos fuera han demonios? ... y en tu nombre hicimos muchos milagros? Entonces les declararé: Apartaos de mí, hacedores de maldad.”(Mateo 7:21-23).
Comparando la Tanaj y el Nuevo Testamento

Durante doce meses leí y estudié el Nuevo Testamento, comparándolo con el Antiguo Testamento, haciendo descubrimientos maravillosos
Y esto sin ayuda de nadie, sin decir ni una sola palabra, excepto a dos de mis amigos judíos no convertidos, que sin duda no me dieron ninguna ayuda en el asunto, ya que sólo me ridiculizaban.
El estudio de algunos pasajes de la Escritura traspasaba mi corazón de piedra, especialmente los que demostraban que la Salvación sólo puede obtenerse como un don de Dios a través de la fe en Jesucristo, y que nuestra propia justicia aparte de esta Salvación de nada sirve a la vista de Dios (Romanos 3, 4, 5; Gálatas 3, 4).
David Baron
¿No hay mérito en mis oraciones, en la estricta observancia de las ceremonias prescritas por los rabinos, y, sobre todo, en el estudio del Talmud? ¿Sólo a través de la apropiación de la fe en Cristo puede ser salvo? Parecía un imposible para mí.
Intentaba creer, pero entonces fuertes torrentes de prejuicios y odio, como un Judío sólo sabe, se apoderaron de mí y quedé casi abrumado por la miseria y las dudas. "¡Oh, Dios mío! –grité- No me eches fuera de tu presencia en esta manera. Soy un Judío, un hijo de Abraham, tu amigo, desde mi juventud he tratado de mantener tu santa ley. ¡Porque me castigas no dándome la paz? Aún no llegaba la paz.

Me armé de cierto valor y hablé del tema con un amigo judío, pero ¡por desgracia! no podía ayudarme. Como saben ustedes, en el judaísmo moderno no hay nada que pueda saciar la sed de un alma que despierta.
Los cimientos sobre la arena en los que había fundado mi vida estaban a punto de ser derribados. ¡Podía ver la Roca! “He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable (...)” –Isaías 28:16-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sirkerberosworld.blogspot.com
Hno. Huerta
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 122
Puntos : 3372
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/10/2008
Edad : 30
Localización : Lugares Celestiales en Cristo

MensajeTema: Última Parte   Vie Dic 05, 2008 2:07 pm

El odio al nombre de Jesús es destrozado

Poco a poco, sin embargo, mi perjuicio y el odio al nombre de Jesús se cayó. Por lo que había podido ver, no era como yo siempre había pensado, que Cristo ordenó a sus seguidores a odiar y perseguir a nuestra nación. No, en el corazón de Jesús no pude ver nada más que amor a nuestro pueblo.¿No lloró sobre Jerusalén? (Lucas 19:41-44).
¿No oró incluso por sus asesinos en la cruz en la que lo crucificaron? Esta fue su oración en ese momento: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lucas 23:34), y esta la oración de nuestro pueblo engañado: "Su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos" (Mateo 27:25). Ahora juzga cual oración es la más justa.
-Tú has prometido guardar a todos aquellos que vienen a ti en su nombre: ¡Oh, sálvame!-
Permanecí en mi rodillas algún tiempo y luego yo podría cantar:
ואמרת ביום ההוא אודך יהוה כי אנפת בי ישׂב אפך ותנחמני
הנה אל ישׂועתי אבטח ולא אפחד כי עזי וזמרת יה יהוה ויהי לי לישׂועה
Cantaré á ti, oh Jehová: pues aunque te enojaste contra mí, tu furor se apartó, y me has consolado He aquí Dios es salud mía; asegurame, y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, el cual ha sido salud para mí. (Isaías 12:1-2).

Aunque desde hace algunos años han transcurrido desde aquella memorable noche, todavía puedo cantar la misma canción y estoy aún más decidido "Confío en Jesús no tengo miedo".
He conocido muchos días de la adversidad desde ese momento, pero bendito sea Su Santo Nombre, Su dulce paz ha poseído mi corazón y la mente desde entonces, y sé un poco - oh, que yo sabía más - de lo que es conocer a Dios como mi Padre.
¿Me han abandonado mis amados padres y amigos? El Señor me ha sostenido. En Jesús he encontrado que “hay amigo más unido que un hermano” (Proverbios 18:24).
¿Por la confesión de mi fe en Cristo he perdido todos los bienes terrenales? Me he convertido en "un heredero de la Gloria", y he recibido "Para una herencia incorruptible, y que no puede contaminarse, ni marchitarse, reservada en los cielos" (1 Pedro 1:4).

¿Soy perseguido y despreciado por causa de mi Salvador? Lo cuento como un honor y gozo, porque grande será la recompensa en los Cielos (Mateo 5:12). Gracias a Dios, puedo decir como Pablo que " las cosas que eran para mí ganancia, las cuento como pérdida en Cristo.
Sí, indudablemente puedo contar todas las cosas que perdí por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Pero son estiercol. He ganado con Cristo y me he fundamentado en Él, no en mi propia justicia, que es de la Ley, sino en la fe de Cristo, la justicia perfecta en la fe que viene de Dios, la Justicia que solo viene por fe (Filipenses 1:7-9).

Adaptado por Daniel E. Dañeiluk
www.biografas.blogspot.com
Fuentes: Israel in Prophecy, Shalom Ministries y otras


Para Gloria del Señor. Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sirkerberosworld.blogspot.com
Molina
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 336
Puntos : 3562
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/10/2008

MensajeTema: Re: Biografá de David Barón   Lun Dic 08, 2008 1:54 pm

Gracias hermano Luis

Muy hermosa biografia que nos comparte.
Dios es bueno Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Biografá de David Barón   

Volver arriba Ir abajo
 
Biografá de David Barón
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Apocalipsis 2012, de David G WAlker
» La iglesia más grande del mundo Un examen al ministerio de David Yonggi Cho " Por Ignacio García
» ¿Qué significa la estrella de David?
» La Confesión de David Rockefeller
» Crucigramas cristianos - David y Goliat -

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bet Berajot :: Hombres de Valor... :: Biografías-
Cambiar a: