Bet Berajot
Bienvenido a nuestro foro... Un lugar que esperamos sea de bendición para tu vida. Deseamos que Jesucristo Nuestro Señor y Dios ilumine tus pasos y edifique tu vida, te pedimos que si puedes ser de bendición a este foro con algun tema... te registres y aportes reflexiones, estudios, predicas, opiniones.... te recordamos que todo sera filtrado a traves de las escrituras que es nuestra principal guia. Gracias por estar aqui.


Bienvenido a este espacio, especialmente planeado para Creyentes. Un lugar en el que podrás encontrar un ambiente de Paz y Armonía, en donde podrás compartir con gente como tú, estudios, música, videos y muchas cosas más. Eres Bienvenido!!!!
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 LOS NICOLAITAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Molina
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 336
Puntos : 3537
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/10/2008

MensajeTema: LOS NICOLAITAS   Sáb Feb 07, 2009 9:02 pm

LOS NICOLAITAS


EL NICOLAITISMO
¿Quienes eran los nicolaitas?

“Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco” Apocalipsis 2:6 /15


Al leer estos pasajes del Apocalipsis, la pregunta que surge es: ¿Cuál es la obra de los nicolaítas que tanto aborrece Dios?

Hay algunos tratados que intentan sugerir que los nicolaítas eran una secta que estaba invadiendo a las iglesias cristianas con costumbres antinomianas y que profesaban el libertinaje. No obstante, muchos tratados históricos y responsables que han abordado este tema, descartan tal aseveración.

Para entender la obra de los nicolaítas, es necesario en primer lugar definir el origen de la palabra.
Nicolaíta proviene del griego NICO que significa dominio o conquista sobre otros y LAOS que significa pueblo, gente común, seglar o laico. De ahí podemos analizar la composición NICOLAOS que viene a ser algo así como DOMINIO SOBRE EL PUEBLO.

En segundo lugar, es importante considerar el mensaje a las siete iglesia de Asia menor detallado en Apocalipsis capítulos 2 y 3.
Históricamente se ha interpretado que el mensaje a las siete iglesias, denota el estado espiritual que ha vivido la iglesia a través de la historia, desde los apóstoles hasta la venida del Señor.
La mención de los nicolaítas, Dios la hace en dos iglesias, Éfeso y Pérgamo. En el caso de Éfeso, es un reconocimiento al rechazo de la obra de los nicolaítas, pero en Pérgamo es una dura reprensión a acoger la doctrina de los nicolaítas. Esto nos permite inferir que en esa iglesia, se había consolidado aquella corriente de pensamiento.


¿Cuál es la obra o doctrina de los nicolaítas?
La carta a Éfeso representa el inicio de la iglesia desde el día de Pentecostés, mientras que la carta a Pérgamo nos muestra la decadencia espiritual de la iglesia. Éfeso significa “Deseada”, pero Pérgamo significa “Casamiento”
La deseada iglesia de Cristo había decaído hasta llegar al punto de olvidar su compromiso con su Señor y definitivamente “contraer matrimonio” con otro. La pregunta que brota inevitablemente es ¿Con quien se casó la iglesia de Pérgamo?

Para responder esta pregunta, es imprescindible considerar lo que El Señor le dice a esta iglesia:

“Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás” (Apoc. 2:13)
La Biblia es sumamente clara en precisarnos que el trono de satanás no esta en el cielo ni en el infierno, sino que en el mundo. El Señor Jesucristo lo dijo con plena claridad:
“No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí” Juan 14:30
Considerando esto, ya podemos saber con quien se casó la iglesia de Pérgamo. Ella no considera que debe estar alejada del mundo y a salir de él. Ella mora en el mundo y mora donde esta el trono del mismo diablo.
Pérgamo tipifica al compromiso que la iglesia asumió con el estado y con el mundo. Las convicciones se habían echado por tierra a fin de agradar al mundo por sobre los mandatos del Señor.
Muchos ubican el período de esta iglesia aproximadamente por el año 320 dC en pleno gobierno de Constantino, quien por primera vez institucionaliza el concepto de césaro - papismo, osea la presencia de un líder político y religioso, que en la actualidad se conoce como papa.

La obra y doctrina de los nicolaítas, consistió en jerarquizar a la iglesia, destruyendo el armazón horizontal, para levantar uno piramidal. Esa es la obra y doctrina que tanto aborrece El Señor.
Así nace el clero ( Nico ) y el laicado ( Laos ). Una casta clerical con privilegios especiales, fuerte vínculo con el césar y un evidente dominio sobre el resto del pueblo (laicos)
Los nicolaítas comenzaron a dividir al pueblo de Dios en dos grupos. Los Clérigos que eran personas “apartadas”, doctas, espirituales y con privilegios, y los laicos que correspondían al resto del pueblo.
Desde aquel tiempo comienza esa estructura piramidal dentro de la iglesia, aún no teniendo asidero en las santas escrituras. La sencillez de la iglesia, se vio paulatinamente reemplazada por una institución organizada con jerarquías y con moldes seculares y paganos extraídos del romanismo. En otras palabras, era el nacimiento de la iglesia de Roma.

Continua......
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Molina
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 336
Puntos : 3537
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/10/2008

MensajeTema: Re: LOS NICOLAITAS   Sáb Feb 07, 2009 9:04 pm

La jerarquía y la Biblia

Desde siempre la organización del hombre ha buscado una estructura piramidal. Recordemos la experiencia de la torre de babel (Génesis 11) o el de la misma solicitud del pueblo en el tiempo de Samuel, cuando se revela un desprecio por la teocracia y un anhelo por la monarquía según el molde mundano.
La Jerarquía es un mal enquistado en el corazón del hombre. Es un molde conforme a la naturaleza pecaminosa. Así lo revela la necia solicitud de la madre de los hijos de Zebedeo (Mateo 20:20-28 ) ante lo cual nuestro Señor Jesucristo responde:

“Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo” Mateo 20:25-27
Tal como lo declara nuestro Señor Jesucristo en el pasaje citado, la jerarquía produce un enseñoramiento y El no quiere eso de su pueblo. Las jerarquías son propias del hombre caído y no de la voluntad de Dios.
A Dios jamás le han agradado las jerarquías, de ahí que su sentir frente a la doctrina de los nicolaítas es considerada como aborrecible. La revelación de la escritura nos muestra que el anhelo de Dios es estar en medio y no sobre su pueblo. Ciertamente el pecado lo arruinó todo; cuando Adán y Eva desobedecieron, se creó una gran brecha que mas tarde vino a eliminar nuestro amado Salvador y Señor Jesucristo.

Cuando observamos la casta sacerdotal en el antiguo pacto, parecería que Dios hubiera instituido una jerarquía eclesiástica. El sumo sacerdote era superior al sacerdote. Uno puede entrar al lugar santísimo, pero el otro solo hasta el altar del incienso. No obstante, debemos considerar que el sacerdocio nunca fue la imagen misma de las cosas conforme al pleno agrado de Dios, sino que sombras, emblemas y símbolos de lo que había de venir.
Cristo terminó con eso, rasgando el velo del templo y abriendo el lugar santísimo para darle acceso directo a Dios, a cualquier pecador que transita por medio del sacrificio de la cruz del Gólgota.

En el nuevo testamento, la instrucción de los ministerios y dones del Espíritu Santo expresados en las cartas de Pablo a los Romanos, Corintios o Efesios, y lo dicho por el apóstol Pedro en su primera epístola, de ninguna manera enseñan la jerarquía en la iglesia, por el contrario, se enfatiza la igualdad de importancia en cada uno de los miembros de la asamblea. Es decir, se deja en claro que tanto el obispo como el que sirve a las mesas, tienen la misma importancia, y nos son parte de un escalafón jerárquico como lo vemos en la actualidad.

Nuestro Señor Jesucristo lo enseñó con tanta precisión, veamos:

“...aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas, y que los hombres los llamen: Rabí, Rabí. Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo” Mateo 23:6-11
El texto es suficientemente decidor. Dios no desea las jerarquías entre los hermanos. Los fariseos eran una casta que se arrogaba el privilegio de servir a Dios y de sentirse mejores o mas importantes que los demás. Cristo condenó abiertamente aquella postura hipócrita y que no dista tanto de lo que pasa en la actualidad en la iglesia evangélica. Parece que pasajes tan categóricos como el citado, se han extinguido de los púlpitos así como por encanto.
Hoy, el término “ministro” es como un grado jerárquico, y la feligresía actúa frente a los tales como si fueran algo así como seres angélicos. Esto es el legado del nicolaítismo. El clero por sobre los laicos.
El apóstol Pedro, tan manipulado por la iglesia de Roma, jamás actuó como los “ministros” de la actualidad, menos como el papa del Vaticano. Recordemos como corrigió aquella recepción dada en la casa de Cornelio:

“ Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre” Hechos 10:25-26
La actitud de Cornelio, es propia al de todo ser humano que no tiene conocimiento de Dios. Es la clásica actitud religiosa que pretende hacer “dioses” de los hombres. Desde tiempos remotos, el hombre ha elevado a los altares a individuos que han demostrado rasgos de piedad y de espiritualidad, y no me refiero exclusivamente a la iglesia de Roma, sino que a antiguas religiones y culturas paganas como el budismo, el zoroastrismo, el Islam, etc. etc. Lo triste e increíble, es ver que la iglesia evangélica también muestras aristas muy similares a esta costumbre humana y que Dios aborrece.

continua.....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Molina
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 336
Puntos : 3537
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/10/2008

MensajeTema: Re: LOS NICOLAITAS   Sáb Feb 07, 2009 9:07 pm

La jerarquía dentro de la iglesia evangélica

Muchos de los “ministros” de la iglesia actual no conforme con la herencia del nicolaítismo al dividir la membresía entre clero y laicos, han subdividido los ministerios en rangos jerárquicos.
Por ejemplo, ahora el obispo es superior al pastor. Esto, no solamente es un insulto a la enseñanza bíblica, sino que un atentado al intelecto. En la Biblia, los términos anciano, pastor u obispo indican absolutamente el mismo oficio, y nunca expresan un rango jerárquico. Es una presunción anti bíblica enseñar que entre los ministerios existe un escalafón jerárquico. Esto revela la búsqueda de algunas personas vanidosas que desean estar sobre los demás. Es muy frecuente encontrar a conocidos pastores, y que ahora se proclaman obispos, como si aquello los elevara de rango.
Veamos los que enseña Pedro al respecto:

“Ruego a los ancianos que están entre vosotros... Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros” 1Pedro 5:1-2
Las palabras de Pedro son exageradamente claras. Los ancianos u obispos (es exactamente lo mismo) no están sobre la grey como lo reclama el nicolaítismo, sino que “ENTRE” ellos. La función del pastor no es establecer una dictadura hegemónica e infalible, sino que servir entre los hermanos. Si aún no es suficiente este argumento, sigamos leyendo a Pedro:
“no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” 1Pedro 5:3
La palabra señorío ya había sido advertida por el Señor Jesucristo en Mateo 20:25-27, y es una característica propia del mundo y no de la que debiera existir entre los hermanos.
Recordemos la instrucción dada por Dios a Moisés respecto a la construcción del altar:

“No subirás por gradas a mi altar, para que tu desnudez no se descubra junto a él” Éxodo 20:26
La palabra jerarquía denota una estructura escalonada y ascendente, que sitúa a personas u otras cosas en un orden según su importancia. El texto de Éxodo, nos revela que Dios prohíbe al hombre subir por gradas en su altar y elevarse por sobre los demás, porque lo único que quedará al descubierto es su desnudez.
Es eso lo que justamente pasa cuando un individuo se pone por sobre sus semejantes; las deficiencias y bajezas quedan al descubierto. Cuando la lupa es fijada en los hombres, solo podremos observar imperfecciones, pero si la fijamos en la persona de Cristo, solo descubriremos impecable perfección. El nicolaítismo pretende eclipsar al único que debe estar sobre nosotros: a nuestro Señor Jesucristo.
Las gradas son la clásica estructura de los templos evangélicos de la actualidad. Muy semejantes a las capillas y catedrales romanistas, exhiben imponentes altares y ostentosos sitiales (Luis XV) para el clero por sobre la altura de los laicos. ¿Por qué ocurre esto? La respuesta es simple; es el legado del nicolaítismo dentro de la iglesia.

El clero y sus distintivos especiales
No conforme con la organización dividida entre el clero y los laicos, los seguidores del pensamiento nicolaíta, también incorporaron a sus formas, el uso de atuendos que los distinguían de lo seglar.
Se instituye el uso de sotanas, pectorales y de cuello clerical al mas puro ejemplo de la iglesia de Roma. Ellos dicen que aquellas vestimentas los distingue como “siervos de Cristo”, pero en el fondo no es mas que una cómoda conservación de costumbres religiosas y a veces, una vanidosa satisfacción de sentirse distintos a los demás.

Los fariseos ya tenían esta costumbre de distinguirse de los demás utilizando atuendos extravagantes, y justificaban aquella forma de vestir, interpretando literalmente pasajes de la torá. El Señor Jesucristo habló categóricamente al respecto:

“Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos; y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas..” Mateo 23:5- 6

continua....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Molina
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 336
Puntos : 3537
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/10/2008

MensajeTema: Re: LOS NICOLAITAS   Sáb Feb 07, 2009 9:09 pm

Recuerdo una inauguración de un templo evangélico cuyos asientos estaban divididos entre el clero y los laicos. Obispos y pastores en los primeros asientos, diáconos y “el resto” en la galería....¿no es eso justamente lo que El Señor objeta en el texto citado anteriormente?

Un conocido hermano español, dijo una vez: “No existe mas grande título para alguien, que el de hermano”
No obstante, hoy el título de solo “hermano” no satisface, y los nombres deben ir precedidos por prefijos tales como reverendo, obispo, doctor u otro término que lo diferencie de los laicos.
Lo curioso de todo esto, es que a las mismas membresías o “laicos”, pareciera que les fascinara esta forma de organización, pues de ellos mismos salen expresiones tales como: “mi obispo”, “mi pastor”, “ministro”, etc., etc., y sus comportamientos no distan mucho de lo que ocurre en el mundo católico.

Por favor no mal interpretar
Esta observación que es comprobada y avalada por la historia de la iglesia y también por hombres sencillos y fieles al Señor, no persigue el restar importancia a los ministros ni a los diversos ministerios. Por el contrario, nuestra convicción es que el cuerpo de Cristo que es la iglesia, se compone de miembros con diversas funciones, todas con el mismo valor y todas sometidas entre sí. Nadie es mas importante ni nadie es inferior a otro (1 Corintios 12:1-31).
Los pastores cuidan el rebaño, los maestros enseñan, los evangelistas predican la buena nueva, los diáconos sirven, y todos se someten recíprocamente sin necesidad de que exista una jerarquía nicolaíta.
El llamado es a reivindicar el sentir de la iglesia de Éfeso; aborrecer la obra de los nicolaítas y desaprobar el enseñoramiento de algunos que piensan que porque ejercen tal o cual oficio en las iglesia, son mayores que los demás.
Esta reprobación y advertencia, ya estaba analizada en detalle por el apóstol Juan en su tercera epístola, veamos:

“Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe. Por esta causa, si yo fuere, recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohíbe, y los expulsa de la iglesia” 3 Juan 9-10

Juan acusa categóricamente a este Diótrefes, revelando su altanería y soberbia osadía al pretender ponerse por sobre los demás. La iglesia de Cristo, siempre ha tenido que ver el surgimiento de hombres que luego de un tiempo se ensoberbecen e implantan una hegemonía destructiva y totalmente alejada de la voluntad de Dios. Esa es la repudiable actitud del nicolaítismo que tanto mal ha traído al pueblo de Dios.


A manera de conclusión
Finalmente, es necesario precisar una vez más que todo este breve estudio no tiene el propósito de fomentar el desorden o de restar importancia a los hermanos que los presiden en nuestras asambleas, eso sería algo inaceptable. El objetivo es informar acerca del origen extra bíblico del sistema nicolaíta y de cultivar en nuestras congregaciones la sencillez de la iglesia primitiva que tanto se ha perdido en la actualidad.
Hoy existen muchos hermanos sinceros que derraman lágrimas por el trato arrogante de aquellos que se auto proclaman “los ungidos” en cuyas corporaciones existen estas jerarquías eclesiásticas tan aborrecidas por El Señor según lo ya tratado en este estudio.
El deber del creyente que desea agradar a Cristo, es obedecer a los hermanos que nos presiden, a los pastores y líderes, pero aquello no tiene ninguna relación con defender la existencia de jerarquías dentro de la iglesia, aceptando castas clericales y grupo laicos en la membresía.

Que Dios nos ayude a cultivar en nuestras congregaciones aquel sentir que hubo también en Cristo Jesús, es decir, considerar al otro, como superior a uno mismo (Filipenses 2: 3) y no teniendo mas alto concepto de sí, que el que debemos tener (Romanos 12:3)

Que la gracia de nuestro amado Señor y Salvador Jesucristo sea con todos, Amén.

Pablo J. Espinoza L.
Marzo 2007
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Molina
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 336
Puntos : 3537
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/10/2008

MensajeTema: Re: LOS NICOLAITAS   Sáb Feb 07, 2009 9:12 pm

Fuente:
http://iglesiaapologetica.galeon.com/aficiones1670038.html

Amados hermanos interesada en saber que o quienes eran los NICOLAITAS de los que nuestro SEÑOR Yeshúa hace mención en Apocalipsis 2 y 3, investigue lo siguiente y les comparto el estudio, esperando les sea de edificación,... Así mismo me gustaría que se aportaran opiniones al respecto.

Sin mas les deseo grandes Bendiciones sobre sus vidas y la Paz que sobre pasa todo entendimiento y que procede de aquel que nos amo desde el principio. Jesús el Mesias.

Cecilia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Molina
Administrador
Administrador
avatar

Cantidad de envíos : 336
Puntos : 3537
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/10/2008

MensajeTema: Re: LOS NICOLAITAS   Lun Mayo 10, 2010 6:04 pm

ALTARES EVANGELICOS

Un altar en el concepto religioso, siempre ha significado un lugar elevado (en sus orígenes simples montículos de tierra o de piedra), o una tabla colocada sobre unas gradas, en el que se depositaban ofrendas y/o se celebraban sacrificios a la divinidad. Sin sacrificios, no hay altar y no hay altar sin sacrificios.

Por lo tanto, ante este concepto cabe preguntarnos ¿Qué significa que las iglesias evangélicas tengan altares en sus templos? ¿Es que acaso aún existen los sacrificios en sus liturgias?
Las respuestas a estas interrogantes han de ser obtenidas a partir de observar los rastros y enseñanzas que tuvieron y tienen las religiones.

El judaísmo, registra en su historia religiosa la presencia de altares con sus respectivos sacrificios y cuyos simbolismos, proyectaban la sombra de lo que había de venir, pero no la imagen misma de las cosas (Hebreos 10:1). Cada sacrificio, cada animal sacrificado en los altares del pueblo de Israel, representaban “el sacrificio” singular que efectuó “El Cordero” de Dios llamado Jesucristo quien se entregó a sí mismo en “el altar” del Gólgota de una vez y para siempre.
Una vez que Cristo vino al mundo y muere por los pecadores, ningún sacrificio tiene validez para alcanzar la vida eterna y el beneplácito de Dios.

“…pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios…porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados” Hebreos 10: 12-14
No obstante a esta colosal declaración de las escrituras, las religiones insisten en la necesidad de mantener los altares y sus sacrificios.
La iglesia de Roma, por ejemplo, mantiene “la misa”; liturgia que viene a ser una verdadera parodia de la comunión establecida por Cristo. La misa no tiene nada que ver con la “cena del Señor” que la Biblia enseña (1 Corintios 11:20). Ahora bien, su filosofía y práctica es coherente con la utilización de un altar, ya que el objetivo de la “misa” es el sacrificio que se cumple, según el dogma romanista, durante el ritual místico de la transubstanciación de la hostia y del vino y que según los teólogos católicos, esos elementos se transforman literalmente en el “cuerpo y la sangre de cristo”. Por consiguiente, lo que la iglesia católica realiza cada domingo es “el sacrificio de la misa”, de ahí el uso del “altar”.

Lo que se ve en algunos templos de las iglesias evangélicas, no difiere mucho de las catedrales y capillas romanistas. El altar fue incorporado a la liturgia evangélica hace centurias y es un legado del romanismo, pero no tiene ningún sustento en las escrituras. Aún más, en su razón de ser, un altar demanda sacrificio y los que somos evangélicos, sabemos muy bien que ya no se deben realizar más sacrificios, por lo tanto, llamar “altar” al lugar donde se predica el evangelio, es un absurdo anticristiano.

Es frecuente escuchar a pastores y líderes que a sus “altares” le dan la connotación de lugares sacros e impolutos. Es como si esos lugares estuvieran inmunes del pecado y que desde allí se desprendiese la virtud del altísimo para sanar o hacer milagros. Ellos dicen: “pasa al altar para que recibas la bendición” y lo único que ocurre es que los feligreses van y se postran ante un escenario cuyo artista alabado es un simple y mortal hombre.

El hombre siempre ha manifestado la soberbia obsesión de ponerse sobre los demás; ser observado, ser el centro, ser adorado (aunque lo nieguen) y ovacionado por multitudes. En los templos evangélicos ese lugar se llama altar. ¡Que insulto al Señor! Quien siendo Dios y creador de todas las cosas y mereciendo toda la adoración, promete estar, no sobre su pueblo, sino que entre sus hijos cual eterno Emmanuel. La Biblia dice con una sencillez tan hermosa y cautivante:

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” Mateo 18:20
Jesús no se pone sobre sus hermanos ni una vitrina o altar religioso; él esta entre los suyos. Jesús nunca buscó las multitudes, ni el beneplácito ni la ovación de los hombres, por el contrario, cuando lo querían elevar a los altares y querían hacerlo rey, él huía hacia la soledad (Mateo 8:18)
No obstante, los autoproclamados pastores de la actualidad, se ponen a la altura de Dios a dispensar favores y “bendiciones” desde sus sacros estrados denominados “altares”, si por lo menos leyeran lo que piensa Dios de estas graderías y vitrinas vanidosas:

“No subirás por gradas a mi altar, para que tu desnudez no se descubra junto a él” Éxodo 20:24-26
La desnudez a la que se refiere la escritura en este y otros pasajes, no solo se es la física, sino que la espiritual (comp. Apoc. 3: 17). El pecado e indigencia espiritual del ser humano queda claramente al descubierto cuando se eleva por sobre los demás. Cuando situamos la lupa en los hombres, la desnudez se hace manifiesta y solo vemos imperfección y bajezas. La lupa siempre ha de estar puesta en Cristo cuya figura y proyección es solo perfección y gloria.

Algunos declaran: “esta persona se ha caído del altar en que la tenía”. Hermano ¿Quién te ha mandado a elevar a los altares a los hombres y mirar sus bajezas e imperfecciones? ¡Pon los ojos solo en Jesús, el autor y consumador de todo! (Hebreos 12:2)
Deja esa practica pagana y anticristiana de elevar a los hombres a los altares tal cual lo hace la iglesia de Roma.

Los altares evangélicos no cumplen la función de sacrificios como en las religiones de antaño, en la actualidad es solo una empinada vitrina de exhibición desde donde se observa de manera más nítida la levadura fermentada. Dios nos invita a presentar sacrificios de alabanzas, es decir, frutos de labios que ensalzan a Cristo y lo ponderan como el único que debe ser adorado (Hebreos 13:15). Que así sea, Amén.

PEL 2009

http://iglesiaapologetica.galeon.com/aficiones2192901.html

_________________
Salmo 3:3 Mas tú, Aba, eres escudo alrededor de mí;
Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: LOS NICOLAITAS   

Volver arriba Ir abajo
 
LOS NICOLAITAS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» :: TODOS CONTRA YIYE :: LA INVASIÓN DE LOS NICOLAITAS A CDM

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bet Berajot :: Estudios Bíblicos :: El Amor de Dios-
Cambiar a: